Los rollos de canela, también conocidos como cinnamon rolls, son una delicia perfecta para el desayuno, la merienda o cualquier ocasión especial. Con su masa esponjosa, su relleno de canela y azúcar, y su glaseado dulce, es difícil resistirse a estos rollos. En este artículo, te guiaré paso a paso a través del proceso de hacer rollos de canela caseros. ¡Vamos a empezar!

Ingredientes Esenciales

Antes de comenzar, es importante reunir todos los ingredientes necesarios. A continuación, se detallan los ingredientes para hacer aproximadamente 12 rollos de canela:

Para la masa:

  • 4 tazas (500 g) de harina de trigo
  • 1 taza (240 ml) de leche tibia
  • 2 1/4 cucharaditas (7 g) de levadura seca activa
  • 1/3 taza (67 g) de azúcar
  • 1/2 taza (115 g) de mantequilla sin sal, derretida
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de sal

Para el relleno:

  • 1 taza (200 g) de azúcar moreno
  • 2 1/2 cucharadas (20 g) de canela en polvo
  • 1/3 taza (75 g) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

Para el glaseado:

  • 1 taza (125 g) de azúcar glas
  • 2-3 cucharadas (30-45 ml) de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación de la Masa

Paso 1: Activar la levadura

En un bol pequeño, disuelve la levadura seca activa en la leche tibia. Es crucial asegurarse de que la leche esté tibia y no caliente, ya que una temperatura elevada puede matar la levadura, impidiendo que la masa leve correctamente. Deja reposar la mezcla durante 5-10 minutos hasta que se forme una capa espumosa en la superficie. Esto indica que la levadura está activa y lista para ser usada.

Paso 2: Mezclar los ingredientes secos

En un bol grande, mezcla 3 1/2 tazas de harina, el azúcar y la sal. Utiliza una espátula o un batidor de mano para asegurar que los ingredientes estén bien incorporados. Esta mezcla seca será la base de la masa.

Paso 3: Incorporar los ingredientes húmedos

Añade los huevos y la mezcla de levadura a los ingredientes secos. Mezcla bien hasta que la masa comience a unirse. Es posible que la masa esté un poco pegajosa en esta etapa, pero esto es normal.

Paso 4: Amasar la masa

Añade la mantequilla derretida a la masa y comienza a amasar. Puedes hacerlo a mano o utilizando una batidora de pie con el gancho para masa. Amasa durante unos 10 minutos, o hasta que la masa esté suave y elástica. Si la masa está demasiado pegajosa, añade un poco más de harina, una cucharada a la vez, hasta obtener la consistencia deseada.

Paso 5: Dejar reposar la masa

Forma una bola con la masa y colócala en un bol ligeramente engrasado. Cubre el bol con un paño limpio o film plástico y deja reposar en un lugar cálido durante 1-2 horas, o hasta que la masa haya doblado su tamaño. Este proceso se llama fermentación y es crucial para que los rollos sean esponjosos.

Preparación del Relleno

Paso 6: Preparar el relleno

Mientras la masa está levando, prepara el relleno. En un bol, mezcla el azúcar moreno y la canela en polvo. Asegúrate de que la mantequilla esté a temperatura ambiente para que sea fácil de untar sobre la masa.

Formado y Corte de los Rollos

Paso 7: Preparar la superficie de trabajo

Una vez que la masa haya levado, colócala sobre una superficie ligeramente enharinada. Esto evitará que la masa se pegue mientras trabajas con ella.

Paso 8: Extender la masa

Usa un rodillo para extender la masa en un rectángulo de aproximadamente 40 x 30 cm. Trata de mantener la masa lo más uniforme posible para que los rollos tengan el mismo grosor y se cocinen de manera uniforme.

Paso 9: Untar el relleno

Unta la mantequilla a temperatura ambiente sobre la superficie de la masa extendida. Asegúrate de cubrir toda la superficie de manera uniforme. Luego, espolvorea la mezcla de azúcar moreno y canela sobre la mantequilla, distribuyéndola de manera uniforme.

Paso 10: Enrollar la masa

Comenzando por un extremo largo, enrolla la masa con firmeza pero sin apretarla demasiado. Una vez que tengas un cilindro largo, usa un cuchillo afilado o hilo dental sin sabor para cortar el cilindro en 12 rollos iguales.

Paso 11: Dejar reposar los rollos

Coloca los rollos cortados en una bandeja para hornear ligeramente engrasada o forrada con papel pergamino, dejando un poco de espacio entre ellos para que puedan expandirse. Cubre los rollos con un paño limpio y deja reposar durante unos 30-45 minutos, o hasta que hayan aumentado de tamaño.

Hornear los Rollos

Paso 12: Precalentar el horno

Mientras los rollos están llevando por segunda vez, precalienta el horno a 180°C (350°F). Asegúrate de que el horno esté completamente caliente antes de introducir los rollos para que se cocinen de manera uniforme.

Paso 13: Hornear los rollos

Hornea los rollos en el horno precalentado durante 20-25 minutos, o hasta que estén dorados en la parte superior y cocidos en el centro. Si los rollos se están dorando demasiado rápido, puedes cubrirlos con papel aluminio a mitad de la cocción.

Preparar el Glaseado

Paso 14: Hacer el glaseado

Mientras los rollos se están horneando, prepara el glaseado. En un bol, mezcla el azúcar glas, la leche y el extracto de vainilla hasta obtener una mezcla suave. Si prefieres un glaseado más espeso, añade más azúcar glas. Para un glaseado más ligero, añade un poco más de leche.

Paso 15: Glasear los rollos

Una vez que los rollos estén horneados y ligeramente enfriados, vierte el glaseado sobre los rollos calientes. El glaseado se derretirá ligeramente y cubrirá los rollos de manera uniforme.

Consejos y Trucos

Mantenimiento de la Temperatura

Mantener la temperatura correcta durante la fermentación y el horneado es crucial para obtener rollos de canela perfectos. Asegúrate de que la leche esté tibia y no caliente cuando actives la levadura, y que el horno esté completamente precalentado antes de hornear.

No Sobrecargar la Bandeja

Deja suficiente espacio entre los rollos en la bandeja para que puedan expandirse adecuadamente durante el segundo levado y el horneado. Esto asegurará que los rollos se cocinen de manera uniforme y no se peguen entre sí.

Usar Hilo Dental para Cortar la Masa

El hilo dental sin sabor es una herramienta excelente para cortar la masa en rollos. Coloca el hilo dental debajo del cilindro de masa, crúzalo en la parte superior y tira suavemente para cortar. Esto crea cortes limpios sin aplastar la masa.

Dejar Reposar los Rollos

Permitir que los rollos reposen y fermenten adecuadamente es esencial para obtener una textura ligera y aireada. No omitas los tiempos de reposo indicados en la receta.

Almacenamiento

Los rollos de canela son mejores el mismo día que se hacen, pero si tienes sobrantes, guárdalos en un recipiente hermético a temperatura ambiente por hasta dos días. Puedes recalentar los rollos en el microondas por unos segundos antes de comerlos para devolverles su frescura.

Variaciones y Sugerencias

Hacer rollos de canela caseros ofrece la posibilidad de experimentar con diferentes sabores y coberturas. Aquí hay algunas ideas para variar la receta básica:

Rollos de Canela con Nueces

  • Añadir Nueces: Agrega nueces picadas al relleno de canela y azúcar para un toque crujiente y un sabor adicional.

Rollos de Canela con Pasas

  • Añadir Pasas: Incorpora pasas al relleno para una versión más tradicional y ligeramente más dulce.

Rollos de Canela con Manzana

  • Añadir Manzanas: Agrega manzanas finamente picadas al relleno para una combinación deliciosa de canela y manzana.

Rollos de Canela con Chocolate

  • Glaseado de Chocolate: Mezcla azúcar glas con cacao en polvo y un poco de leche hasta obtener un glaseado de chocolate. Vierte el glaseado de chocolate sobre los rollos calientes.
  • Chispas de Chocolate: Añade chispas de chocolate al relleno para un toque de chocolate derretido en cada bocado.

Rollos Veganos de Canela

  • Sustituir los Huevos: Usa un sustituto de huevo como puré de manzana, linaza molida mezclada con agua, o un sustituto comercial de huevo.
  • Leche Vegetal: Sustituye la leche de vaca por leche de almendra, soya o avena.
  • Margarina o Aceite de Coco: Sustituye la mantequilla por margarina vegana o aceite de coco.

Conclusión

Hacer rollos de canela caseros puede parecer una tarea intimidante al principio, pero con los ingredientes correctos, un poco de paciencia y esta guía detallada, estarás disfrutando de rollos de canela recién hechos en la comodidad de tu hogar. No solo es una actividad divertida y gratificante, sino que también te permite personalizar los rollos según tus gustos y preferencias.

Así que ponte tu delantal, reúne tus ingredientes y comienza a hacer estos deliciosos rollos de canela caseros. ¡Tus amigos y familiares seguramente estarán encantados con los resultados!

¡Disfruta de tus rollos de canela caseros!